Hígado graso no alcohólico en niños con obesidad

48

La resistencia a la insulina juega un papel importante | 27 JUL 21

El presente estudio destaca que, con el incremento de las personas con obesidad en todo el mundo, la enfermedad por hígado graso no alcohólico se convirtió en la enfermedad hepática más frecuente en niños. Dicha enfermedad se asocia con el IMC, el género, la resistencia a la insulina y la hiperuricemia.
Considerando que es una patología asintomática en las primeras etapas, se requiere aumentar el índice de sospecha para su evaluación precoz, enfatizando que las estrategias de prevención de los factores de riesgo serían las más efectivas.

Resumen y comentario objetivo: Dra. Alejandra Coarasa

Referencias bibliográficas

1. Schwimmer JB, Deutsch R, Kahen T, Lavine JE, Stanley C, Behling C. Prevalencia del hígado graso en niños y adolescentes. Pediatría. 2006; 118: 1388–93 https://doi.org/10.1542/peds.2006-1212 .

2. Zhang W, Wei L. Prevalencia de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en Asia. Chin J Hepatol. 2013; 21: 801–4.

3. Anderson EL, Howe LD, Jones HE, Higgins JP, Lawlor DA, Fraser A. La prevalencia de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en niños y adolescentes: una revisión sistemática y un metanálisis. Más uno. 2015; 10: e0140908 https: // doi.org/10.1371/journal.pone.0140908.

4. Cohen JC, Horton JD, Hobbs HH. Enfermedad del hígado graso humano: viejas preguntas y nuevos conocimientos. Ciencia. 2011; 332: 1519–23 https://doi.org/10.1126/ science.1204265.

5. Angulo P. Enfermedad del hígado graso no alcohólico. N Engl J Med. 2002; 346: 1221–31 https://doi.org/10.1056/NEJMra011775 .

6. Roberts EA. Esteatohepatitis no alcohólica en niños. Curr Gastroenterol Rep. 2003; 5: 253–9 https://doi.org/10.1007/s11894-003-0028-4 .

7. Schwimmer JB, McGreal N, Deutsch R, Finegold MJ, Lavine JE. Influencia del género, la raza y la etnia en la sospecha de hígado graso en adolescentes obesos. Pediatría. 2005; 115: e561–5 https://doi.org/10.1542/peds.2004-1832 .

8. Lavine JE, Schwimmer JB. Enfermedad del hígado graso no alcohólico en la población pediátrica. Clin Liver Dis. 2004; 8: 549–58, viii-ix https://doi.org/10.1016/j.cld.2 004.04.010.

9. Feldstein AE, Charatcharoenwitthaya P, Treeprasertsuk S, Benson JT, Enders FB, Angulo P. La historia natural de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en niños: un estudio de seguimiento de hasta 20 años. Intestino. 2009; 58: 1538–44 https: // doi.org/10.1136/gut.2008.171280.

10. Molleston JP, White F, Teckman J, Fitzgerald JF. Los niños obesos con esteatohepatitis pueden desarrollar cirrosis en la niñez. Soy J Gastroenterol. 2002; 97: 2460–2 https://doi.org/10.1111/j.1572-0241.2002.06003.x .

11. Schwimmer JB, Pardee PE, Lavine JE, Blumkin AK, Cook S. Factores de riesgo cardiovascular y síndrome metabólico en la enfermedad pediátrica del hígado graso no alcohólico. Circulación. 2008; 118: 277–83 https://doi.org/10.1161/CIRCULATIONA HA.107.739920.

12. Schwimmer JB, Zepeda A, Newton KP, Xanthakos SA, Behling C, Hallinan EK, et al. Evaluación longitudinal de la presión arterial alta en niños con enfermedad de hígado graso no alcohólico. Más uno. 2014; 9: e112569 https://doi.org/1 0.1371 / journal.pone.0112569.

13. Adams LA, Lymp JF, St Sauver J, Sanderson SO, Lindor KD, Feldstein A, et al. La historia natural de la enfermedad del hígado graso no alcohólico: un estudio de cohorte basado en la población. Gastroenterología. 2005; 129: 113–21 https://doi.org/10.1053/j.ga stro.2005.04.014.

14. Ekstedt M, Hagstrom H, Nasr P, Fredrikson M, Stal P, Kechagias S, et al. El estadio de fibrosis es el predictor más fuerte de mortalidad específica por enfermedad en NAFLD después de hasta 33 años de seguimiento. Hepatología. 2015; 61: 1547–54 https://doi.org/10.1002/hep.27368 .

15. Vos MB, Abrams SH, Barlow SE, Caprio S, Daniels SR, Kohli R, et al. NASPGH Una guía de práctica clínica para el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en niños: recomendaciones del comité de expertos en NAFLD (ECON) y la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (NASPGHAN). J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2017; 64: 319–34 https://doi.org/10.1097/MPG. 0000000000001482.

16. Schwimmer JB, Newton KP, Awai HI, Choi LJ, García MA, Ellis LL, et al. Evaluación de gastroenterología pediátrica de niños con sobrepeso y obesidad remitidos desde atención primaria por sospecha de enfermedad de hígado graso no alcohólico. Aliment Pharmacol Ther. 2013; 38: 1267–77 https://doi.org/10.1111/apt.12518 .

17. Farrell GC, Wong VW, Chitturi S. NAFLD en Asia: tan común e importante como en el oeste. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2013; 10: 307–18 https: // doi. org / 10.1038 / nrgastro.2013.34.

18. Ekstedt M, Franzen LE, Mathiesen UL, Thorelius L, Holmqvist M, Bodemar G, et al. Seguimiento a largo plazo de pacientes con hígado graso no alcohólico y enzimas hepáticas elevadas. Hepatología. 2006; 44: 865–73 https://doi.org/10.1002/hep.21327 .

19. Mullen MC, Shield J. Guía de bolsillo para el control de peso pediátrico. 2ª ed; 2018.

20. McCarthy HD, Jarrett KV, Crawley HF. El desarrollo de percentiles de circunferencia de la cintura en niños británicos de 5,0 a 16,9 años. Eur J Clin Nutr. 2001; 55: 902–7 https://doi.org/10.1038/sj.ejcn.1601240 .

21. Saadeh S, Younossi ZM, Remer EM, Gramlich T, Ong JP, Hurley M, et al. La utilidad de la imagenología radiológica en la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Gastroenterología. 2002; 123: 745–50 https://doi.org/10.1053/gast.2002.35354 .

22. Dhuper S, Cohen HW, Daniel J, Gumidyala P, Agarwalla V, St Victor R, et al. Utilidad del ATP III modificado definido síndrome metabólico y obesidad severa como predictores de resistencia a la insulina en niños y adolescentes con sobrepeso: un estudio transversal. Cardiovasc Diabetol. 2007; 6: 4 https: // doi.org/10.1186/1475-2840-6-4.

23. Song P, Li X, Gasevic D, Flores AB, Yu Z. BMI, valores de referencia de la circunferencia de la cintura para niños y adolescentes chinos en edad escolar. Int J Environ Res Salud Pública. 2016; 13 https://doi.org/10.3390/ijerph13060589 .

24. Grupo de subespecialidad de endocrinología H, Enfermedades metabólicas, Sociedad de pediatría Asociación médica china, Grupo de subespecialidad de cardiología TSoPCMA, Grupos de subespecialidad de atención de la salud infantil TSoPCMA. Definición de síndrome metabólico y propuesta de profilaxis y tratamiento en niños y adolescentes chinos. Chin J Pediatr. 2012; 50: 420–2.

25. Matthews DR, Hosker JP, Rudenski AS, Naylor BA, Treacher DF, Turner RC. Evaluación del modelo de homeostasis: resistencia a la insulina y función de las células beta a partir de concentraciones plasmáticas de glucosa e insulina en ayunas en el hombre. Diabetologia. 1985; 28: 412–9 https://doi.org/10.1007/bf00280883 .

26. Keskin M, Kurtoglu S, Kendirci M, Atabek ME, Yazici C. La evaluación del modelo de homeostasis es más confiable que la relación glucosa / insulina en ayunas y el índice cuantitativo de control de sensibilidad a la insulina para evaluar la resistencia a la insulina entre niños y adolescentes obesos. Pediatría. 2005; 115: e500–3 https: // doi.org/10.1542/peds.2004-1921.

27. Ford ES, Li C, Cook S, Choi HK. Concentraciones séricas de ácido úrico y síndrome metabólico entre niños y adolescentes estadounidenses. Circulación. 2007; 115: 2526–32 https://doi.org/10.1161/CIRCULATIONAHA.106.657627 .

28. Denzer C, Thiere D, Muche R, Koenig W, Mayer H, Kratzer W, et al. Prevalencias específicas de género de hígado graso en niños y adolescentes obesos: funciones de la distribución de la grasa corporal, esteroides sexuales y resistencia a la insulina. J Clin Endocrinol Metab. 2009; 94: 3872–81 https://doi.org/10.1210/jc.2009-1125 .

29. Alp H, Eklioglu BS, Atabek ME, Karaarslan S, Baysal T, Altin H, et al. Evaluación del tejido adiposo epicárdico, espesor íntima-media carotídeo y funciones ventriculares en niños y adolescentes obesos. J Pediatr Endocrinol Metab. 2014; 27: 827–35 https://doi.org/10.1515/jpem-2013-0306 .

30. Jain V, Jana M, Upadhyay B, Ahmad N, Jain O, Upadhyay AD, et al. Prevalencia, correlatos clínicos y bioquímicos de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en adolescentes con sobrepeso. Indian J Med Res. 2018; 148: 291–301 https://doi.org/10.4103/ijmr.IJMR_1966_16 .

31. Pacifico L, Celestre M, Anania C, Paolantonio P, Chiesa C, Laghi A. Resonancia magnética y ecografía para la cuantificación de la grasa hepática: relaciones con las características clínicas y metabólicas de la enfermedad del hígado graso no alcohólico pediátrico. Acta Paediatr. 2007; 96: 542–7 https://doi.org/10.1111/j.1651-2227.2007.00186.x .

32. Rajindrajith S, Pathmeswaran A, Jayasinghe C, Kottahachchi D, Kasturiratne A, de Silva ST, et al. Enfermedad del hígado graso no alcohólico y sus asociaciones entre los adolescentes en una comunidad urbana de Sri Lanka. BMC Gastroenterol. 2017; 17: 135 https://doi.org/10.1186/s12876-017-0677-7 .

33. Tominaga K, Fujimoto E, Suzuki K, Hayashi M, Ichikawa M, Inaba Y. Prevalencia de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en niños y relación con el síndrome metabólico, la resistencia a la insulina y la circunferencia de la cintura. Environ Health Prev Med. 2009; 14: 142–9 https://doi.org/10.1007/s12199-008-0074-5 .

34. Schwimmer JB, Deutsch R, Rauch JB, Behling C, Newbury R, ​​Lavine JE. Obesidad, resistencia a la insulina y otros correlatos clínico-patológicos de la enfermedad del hígado graso no alcohólico pediátrico. J Pediatr. 2003; 143: 500–5 https: // doi.org/10.1067/S0022-3476(03)00325-1.

35. Bugianesi E, Gastaldelli A, Vanni E, Gambino R, Cassader M, Baldi S, et al. Resistencia a la insulina en pacientes no diabéticos con enfermedad de hígado graso no alcohólico: sitios y mecanismos. Diabetologia. 2005; 48: 634–42 https: // doi. org / 10.1007 / s00125-005-1682-x.

36. Neuschwander-Tetri BA. Enfermedad del hígado graso no alcohólico. BMC Med. 2017; 15: 45 https://doi.org/10.1186/s12916-017-0806-8 .

37. Ouyang X, Cirillo P, Sautin Y, McCall S, Bruchette JL, Diehl AM, et al. El consumo de fructosa como factor de riesgo para la enfermedad del hígado graso no alcohólico. J Hepatol. 2008; 48: 993–9 https://doi.org/10.1016/j.jhep.2008.02.011 .

38. Sirota JC, McFann K, Targher G, Johnson RJ, Chonchol M, Jalal DI. Los niveles elevados de ácido úrico en suero se asocian con la enfermedad del hígado graso no alcohólico independientemente de las características del síndrome metabólico en los Estados Unidos: datos de ultrasonido hepático de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición. Metabolismo. 2013; 62: 392–9 https://doi.org/10.1016/j.metabol.2012.08.013 .

39. Sullivan JS, Le MT, Pan Z, Rivard C, Love-Osborne K, Robbins K, et al. Absorción oral de fructosa en niños obesos con enfermedad del hígado graso no alcohólico. Pediatr Obes. 2015; 10: 188–95 https://doi.org/10.1111/ijpo.238 .

40. Mosca A, Nobili V, De Vito R, Crudele A, Scorletti E, Villani A, et al. Las concentraciones séricas de ácido úrico y el consumo de fructosa se asocian de forma independiente con EHNA en niños y adolescentes. J Hepatol. 2017; 66: 1031– 6 https://doi.org/10.1016/j.jhep.2016.12.025 .

41. Petta S, Camma C, Cabibi D, Di Marco V, Craxi A. La hiperuricemia se asocia con daño hepático histológico en pacientes con enfermedad de hígado graso no alcohólico. Aliment Pharmacol Ther. 2011; 34: 757–66 https://doi.org/1 0.1111 / j.1365-2036.2011.04788.x.

42. Choi YJ, Shin HS, Choi HS, Park JW, Jo I, Oh ES, et al. El ácido úrico induce la acumulación de grasa a través de la generación de estrés en el retículo endoplásmico y la activación de SREBP-1c en los hepatocitos. Lab Investig. 2014; 94: 1114–25 https://doi.org/10.1 038 / labinvest.2014.98.

43. Wan X, Xu C, Lin Y, Lu C, Li D, Sang J, et al. El ácido úrico regula la esteatosis hepática y la resistencia a la insulina a través del mecanismo dependiente del inflamasoma NLRP3. J Hepatol. 2016; 64: 925–32 https://doi.org/10.1016/j. jhep.2015.11.022.