100 AÑOS DE LA PRIMERA PANDEMIA REPORTADA DE INFLUENZA

 

 

La pandemia de influenza de 1918 fue causada por el virus H1N1 con genes de origen aviar. Si bien no hay un consenso universal respecto de dónde se originó el virus, se propagó a nivel mundial durante 1918-1919. En Estados Unidos se detectó por primera vez durante la primavera de 1918, entre el personal militar. La tasa de mortalidad fue más alta entre personas menores de 5 años, entre 20 y 40 años y mayores de 65 años. La alta tasa de mortalidad en personas sanas, incluido el grupo etario de 20-40 años, fue una característica exclusiva de esta pandemia.

En 1918, EE.UU. entró en la Primera Guerra Mundial. Cientos de miles de soldados estadounidenses atravesaron el Atlántico para alistarse en la guerra. El desplazamiento masivo de tropas contribuyó con la propagación de la influenza a nivel mundial.

Hubo tres 3 olas diferentes de enfermedad durante la pandemia, que comenzó en marzo de 1918 y disminuyó para el verano de 1919. La pandemia alcanzó su punto máximo en los EEUU durante la segunda ola, en otoño de 1918. Esta segunda ola altamente letal fue la responsable de la mayoría de las muertes atribuidas a la pandemia ocurridas en los EEUU. Una tercera ola de enfermedad ocurrió durante el invierno y la primavera de 1919, que aumentó el número de víctimas fatales a causa de la pandemia. La tercera ola de la pandemia disminuyó durante el verano de 1919.

 

 

Aunque el  virus H1N1 del 1918 ha sido sintetizado y evaluado, las propiedades que hicieron que fuera tan devastador no están claramente definidas. Sin vacunas para protegerse contra la infección por la influenza y sin antibióticos para tratar infecciones bacterianas secundarias que pudieran estar asociadas a las infecciones por influenza, los esfuerzos de control a nivel mundial se limitaron a intervenciones no farmacéuticas como aislamiento, cuarentena, buenos hábitos de higiene personal, uso de desinfectantes y limitaciones de reuniones públicas, que se implementaron de manera desigual.

A pesar de muchos estudios y gran esfuerzo científico, los virus de la influenza pandémica y estacional siguen representando un reto para la salud pública ya que cambian constantemente y hacen muy difícil su control.

  

Adaptado de información del CDC Estados Unidos (Center for Disease Control and Prevention) 

 

https://espanol.cdc.gov/enes/flu/pandemic-resources/1918-commemoration/index.htm